18 de julio de 2011

Ojos tristes...

(¡Algame la Virgen!
Ya nomás de acordarme, padezco
mucho escalofrío
y me hogo del pecho,
y se mi hacen las manos y pieses,
como los badajos de los timbres létricos.
¡Qué poco a poquito, se me jué muriendo!
Tosía y tosía
y lloraba la probe en silencio.
-No llores, Micaila,
por toitos los santos del Cielo
,)




Se levanta un día cualquiera, pues todos parecen
iguales, hoy no abren los locales comerciales!!,
mira en cada papelera, busca señales,
dicen que odia a las personas y habla con los
animales, hace canciones con retales, impide que
el tiempo le pare, hoy patrulla de nuevo los
bares, no pude verte pero todos dicen que
viniste, y que trajiste de nuevo esos ojos tristes,
dicen que ansias el silencio que avanza
despacio, entre necios que van corriendo en busca
de su alpiste, va sucio y huele peste!!
salió del bar corriendo, y en un despiste
miró hacia el este, sabes que no hay un sol
que nazca como este, estes donde estes, sabes
que es normal que te amonesten, y mira que las
reglas son sencillas, intenta no saltarlas, pero
las esquivan andando de puntillas, sumergido en
su pesadilla, habla mierda del mundo que le da
golpes en las costillas, un cardenal dibuja
África en su estomago, y no stá
nada mejor, piensa en el niño que el
apadrinó, y lo chilla. El invierno llega a
Sevilla, el frio entra en el reloj congelando
las manecillas, bienvenido al tiempo eterno y
sus ojos tristes, llorando encima del cuaderno


Una lagrima en un parpado, que busca una salida,
y piensa que su mejilla es como una avenida, 
él se siente un rey Midas, camina al final de la 
fila, no mira el suelo, mira sus bambas adidas,
piensa, la etiqueta ya no brilla, su corazón
tampoco, también se manchó de
arcilla, 'ta to' manso ya, pueden acariciarlo
como un perro ya no hace na, le han puesto un
bozal de hierro, apenas levanta la cabeza del
suelo, apenas puedo hacerlo mirar al cielo, no
pude verte pero todos dicen que lo hiciste, que
pusiste de nuevo esos ojos tristes, la falta de
expresion en tu cara, demuestra que tu
corazón se para, entonces pa que vinistes
majara?? no eras un maraja? aver dado tus cartas
a otro que las barajara, tu cara te delata, ya ni
tu sombra te habla, acabó siguiendo tus
consejos a rajatabla, ni siquiera recuerdo el por
qué viniste, solo recuerdo de ti esos ojos
tristes

1 comentario:

Felipe dijo...

Tienes un blog muy interesante, es un placer leerlo.

Quizas te guste el mio
www.muytranquilo.blogspot.com

Saludos y cuidate ;)